existen

pez

regreso adelante

Cuando el jefe del barco bajó a sacar más carga, encontró a Jonás durmiendo. Rápidamente lo despertó y le dijo:

-Pídele a Dios que nos salve o nos ahogaremos.

Jonás le respondió:

-Yo desobedecí a Dios y me estoy escondiendo de él. Por eso Dios ha mandado esta gran tormenta. Además les dijo: -échenme al mar para que la tormenta se calme.

Los marineros aventaron a Jonás al mar, en ese momento la tormenta se calmó.
Un grande y gigantesco pez se tragó a Jonás.